Viajeros del mundo experimentan verdadero “miedo a desconectarse”

Un estudio mundial de Priority Pass revela que más de la mitad de los viajeros tienen dificultades para apagar el teléfono durante sus viajes.

Viajar es una forma universal para que las personas escapen de la vida cotidiana y disfruten. Sin embargo, mientras los viajes aumentan, bien sea escapadas por la ciudad, viajes solitarios o días de playa en familia; aumenta también una nueva tendencia denominada FOSO: el miedo a desconectarse.

Según una nueva investigación de Priority Pass, el programa de experiencias aeroportuarias líder en el mundo, propiedad de Collinson, que encuestó a 8,500 personas en 11 países, incluyendo México; el 34% respondió que les resulta difícil desconectarse realmente de la vida cotidiana mientras viaja.

A escala mundial, 6 de cada 10 viajeros, el 62% afirmaron que lo que más les causaba FOSO y les impedía experimentar los verdaderos beneficios de viajar son los problemas previos al vuelo, lo que puede solucionarse con algunos servicios aeroportuarios.

La encuesta arrojó datos interesantes en el mercado mexicano. Para el 37% de estos viajeros, el miedo a desconectarse comienza desde el momento de la planeación del viaje, para el 18% al momento de hacer sus reservas, seguido por el 17% que afirma que el estrés comienza una vez dejan su casa y van camino hacia el aeropuerto.

Todos sabemos que poder desconectar y alejarnos del estrés cotidiano es más importante que nunca, y por eso muchos recurren a los viajes. Sin embargo, según nuestras investigaciones, el FOSO (miedo a desconectarse) es algo muy real. Queremos asegurarnos de que la gente pueda desconectar y relajarse desde el principio de su viaje, creando experiencias memorables“, declaró Christopher Evans, consejero delegado de Collinson International.

De hecho, la experiencia aeroportuaria se ha convertido rápidamente en uno de los principales barómetros de la capacidad de las personas para relajarse o disfrutar de su viaje. Sin embargo, los datos también sugieren que la experiencia previa al vuelo puede ser valiosa para minimizar el FOSO. Esto incluye:

Visitar una sala VIP en el aeropuerto es para el 55% de los viajeros mexicanos una experiencia que les ayuda a minimizar la ansiedad del viaje, frente al 54% de los viajeros encuestados en todo el mundo.
Tener un check-in rápido, fluido y sin contratiempos es importante para más de la mitad de los viajeros mexicanos, con el 56%; seguido por el 53% de los viajeros que valoran comer y beber antes del vuelo.

Nos mantenemos ágiles ante los cambios en las tendencias de los viajes para asegurarnos de innovar siempre nuestra gama de experiencias y servicios premium, proporcionando ofertas que vayan más allá de las salas VIP de los aeropuertos“, afirmó Evans.

Desde reservar con antelación los traslados al aeropuerto y el acceso a las salas VIP hasta visitar cápsulas para dormir, salas de juego y experiencias de spa, estamos evolucionando nuestra cartera en todo el mundo para garantizar que los viajeros se puedan desconectar en cada momento del viaje”.

La encuesta también reveló que al 57% de los viajeros mexicanos les cuesta apagar sus dispositivos móviles durante al menos un día, en donde los Millenials (35-44 años) son los menos propensos a desconectarse durante un día con el 64% de los encuestados, seguido por el 62% y 47% de los Gen-X (45-54 años) y Boomers (55-74 años) respectivamente.

Cada 30 minutos es el tiempo promedio en que los viajeros mexicanos revisan sus dispositivos móviles, con el 22%, frente al 19% de los viajeros del resto del mundo. En este aspecto, las mujeres son quienes más revisan su celular cada media hora con el 23%, con respecto al 20% de los hombres.

Durante los viajes, el 53% de los mexicanos afirma utilizar sus dispositivos móviles para tomar fotos, seguido del 47% que los utilizan para revisar y responder mensajes inmediatos en WhatsApp y el 43% para revisar o compartir contenido en las redes sociales.

A pesar de esto, el 31%, dice que no le resulta ni fácil ni difícil desconectarse y el 28% afirma que, pese a que intenta relajarse y desconectarse puede hacerlo por periodos cortos de tiempo, entre una o dos horas, pero que siempre se sienten atraídos por el teléfono o computadora para revisar cómo es la vida en casa o responder mensajes de familia o amigos.

A la pregunta sobre los factores que le podrían ayudar a disfrutar más los viajes, el 83% de los mexicanos afirmó que mejorar la capacidad de desconexión mejoraría su bienestar en general, seguido por el 78% que afirma que la experiencia mejora cuando visitan las salas VIP del aeropuerto. Cabe resaltar que para el 68% de los viajeros mexicanos el hecho de tener el teléfono apagado les estresa más que cuando lo tienen encendido.

Según Sheryl Pflaum, presidenta de Collinson Américas, “La experiencia previa al vuelo es un elemento crucial de la experiencia del viaje y ofrece a las personas la oportunidad de desconectar y reorientar su energía hacia la formación de conexiones más profundas y significativas”.

De hecho, el 10% de las personas en México desconectan cuando están planeando su viaje y se niegan a consultar sus dispositivos móviles y/o portátiles hasta que han regresado a casa.

Como resultado, Priority Pass pidió a los encuestados que construyeran el viaje perfecto sin FOSO. Los viajeros de México indicaron que el mejor tipo de viaje para desconectar es un viaje a la playa, con el 51%, seguido de una escapada urbana, un safari o un retiro de salud y bienestar. También el 49% de los encuestados declaró que el periodo ideal de vacaciones era de 1 a 2 semanas, seguido del 39% que prefería un periodo de 2 a 6 días.