Omisión del desayuno, un error a evitar este 2020

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 90

Incorporar a tus rutinas de fin de semana la preparación de desayunos, mejorará tu salud y rendimiento.

Contrario a lo que muchos piensan, el hábito de saltarse el desayuno no ayuda a bajar de peso. En realidad provoca serias afectaciones gástricas, cardiacas y del metabolismo, además de debilidad física, dificultades para concentrarse y hasta bajos estados de ánimo.

La falta de tiempo y organización son otras de las razones por las que se omite esta importante ingesta, sin embargo, la tienda en línea Coppel.com te brinda las claves para que dejes de poner en riesgo tu bienestar y en su lugar, planees eficazmente la elaboración de tus desayunos, una estrategia que también te generará ahorros.

1.- Para quienes no se ejercitan

Si laboras de lunes a viernes, lo recomendable es que los domingos sea el día para compra y preparación de tus alimentos. Un desayuno saludable debe de incluir lo siguiente:

  • Proteina (huevo, queso, yogur natural o leche).
  • Cereales (avena, pan de centeno, quinoa o incluso una pequeña cantidad de arroz) o leguminosas (frijol, lenteja, garbanzo, cacahuates naturales).
  • 1 fruta/verdura o bien, un jugo de cualquiera de estos dos tipos de alimentos, pero en pequeña cantidad.

Una vez que tengas cada desayuno, refrigera en cinco grupos de recipientes (uno para cada día de la semana), a excepción de los zumos, mismos que se preparan antes de salir de casa y que gracias a la potencia de nuevos modelos de extractores de jugo en el mercado, son más fáciles y rápidos de preparar.

Para zumos naturales, primero busca marcas de exprimidores o extractores y evita basar tus desayunos solo en ellos, pues será muy fácil rebasar el límite diario de azúcares recomendado por Organización Mundial de la Salud (OMS) que es de 25 gramos.

2.- Para quienes entrenan

Antes de salir al gimnasio, correr o montar tu bicicleta para ejercitarte, toma un vaso de leche o un zumo pequeño de alguna fruta o verdura. Luego de tu actividad, es preciso que ingieras los cuatro grupos de alimentos mencionados, debido a que durante la “Open Window” (30 a 40 minutos posteriores al entrenamiento), tu cuerpo asimila mejor cualquier nutriente.

  • Prepara sandwiches de pavo con queso panela o bajo en grasas o bien, tacos con hojas de lechuga rellenos de pollo.
  • Haz claras de huevo, blanquillos duros o ensalada atún.
  • Para hidratarte durante o después de los entrenamientos, ingiere agua natural, mineral o un suero.
  • Licuados a base de plátano o fresa con avena, azúcar mascabada o miel.

Y por si lo dudabas, Coppel.com te comparte algunos de los daños ocasionados por ayunar:

Aumento de peso. La ausencia de comida saludable en la primera parte del día te ocasionará ansiedad, misma que te lleva a consumir alimentos pobres en nutrientes (que permanecerán en tu organismo por más tiempo si tu metabolismo es lento).

Diabetes. Los nutrientes del desayuno infieren en los niveles de glucosa y cuando estos no se consumen a tiempo, o son de mala calidad (comida chatarra), la insulina se reduce y el cuerpo acumula más azúcar.

Problemas cardiacos. Estudios del Journal of the American College of Cardiology revelan que el ayuno ocasiona presión arterial alta, lo que genera aterosclerosis, una enfermedad por la que las arterias se vuelven gruesas y rígidas, dificultando el flujo adecuado de sangre a órganos y  tejidos.

Gastritis. El ácido gástrico irrita las paredes del estómago, ocasionando todas las molestias de la gastritis como inflamación, náuseas, acidez y hasta úlceras, en los casos extremos.

El ayuno está lejos de ser una buena idea, mejor sigue estos consejos y equípate para iniciar ese rumbo a la buena alimentación y salud con lo último en accesorios de cocina que podrás encontrar en Coppel.com y, sobre todo, con la mejor actitud.

Impactos: 258

0Shares

Facebook Comments