Vigilancia activa en cáncer de mama, una alternativa ante tratamientos invasivos en etapas tempranas

Massachusetts General Hospital trabaja en el desarrollo de nuevas técnicas basadas en inteligencia artificial para tratar a mujeres con cáncer de mama en etapas iniciales.

En el mes de sensibilización sobre el cáncer de mama, es primordial resaltar la esperanza que brindan los hallazgos más innovadores en el mundo de la medicina, pues existe un miedo recurrente por los tratamientos invasivos, lo que muchas veces complica detectar a tiempo la enfermedad y, por ende, la búsqueda de atención temprana.

Cada año más de 462,000 mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama en Latinoamérica, se trata de un tipo de cáncer muy común. Se estima que las mujeres que reciben atención médica en etapas iniciales tienen hasta un 90% de probabilidades de vencerlo.

Con el objetivo de solucionar los problemas de salud más difíciles del mundo Massachusetts General Hospital, que pertenece a Mass General Brigham, el grupo médico líder en investigación y salud, ha trabajado en la implementación de programas de vigilancia activa para monitorear el cáncer de mama en etapas tempranas y ayudar a las pacientes a evitar cirugías y radiaciones innecesarias.

Manisha Bahl, Doctora en Medicina y Salud Pública de la Universidad de Harvard e investigadora de Massachusetts General Hospital, ha desarrollado esta herramienta de inteligencia artificial para identificar a mujeres con cáncer de mama inicial que pueden ser candidatas a este tipo de tratamiento: “Estoy estudiando el cáncer de mama en etapa inicial. La creciente preocupación por el tratamiento excesivo de este tipo de cáncer nos ha llevado a ensayos de vigilancia activa en los que se evitan la cirugía y la radiación y se utilizan imágenes para controlar la enfermedad”.

Para el éxito de estos programas es imprescindible seleccionar cuidadosamente a los pacientes que cumplen con los parámetros necesarios. Esta investigación busca desarrollar una herramienta que permita identificar a las mujeres con cáncer de mama de bajo riesgo que sean candidatas adecuadas para la vigilancia activa.

De esta forma, la herramienta combinaría datos clínicos, patológicos e imágenes que, gracias a la tecnología de vanguardia, permitan el aprendizaje automático y profundo de cada caso. En el proyecto, también colaboran expertos en inteligencia artificial del Instituto Tecnológico de Massachusetts y está financiado por Institutos Nacionales de Salud.

De acuerdo con Manisha, existe controversia sobre el manejo de las lesiones de alto riesgo en la mama, la cual ha dado lugar a múltiples variaciones en la atención de los pacientes con algunas mujeres sometidas a cirugía y otras sometidas a vigilancia con imágenes. El uso de la herramienta permitirá a las mujeres con cáncer de mama en etapa temprana, tomar decisiones más informadas con respecto a sus opciones de tratamiento.

Massachusetts General Hospital y el Instituto Tecnológico de Massachusetts utilizaron datos históricos de más de 1,000 mujeres con lesiones de alto riesgo para desarrollar este modelo basado en inteligencia artificial. Con él, se podría ayudar a identificar qué mujeres con lesiones de alto riesgo se beneficiarían más con cirugía y quiénes podrían tener un seguimiento de forma segura mediante imágenes.

La Organización Panamericana de la Salud prevé un aumento de 34% en mujeres diagnosticadas con cáncer de mama para 2030, por lo que el uso de herramientas tan avanzadas como ésta, permitiría no sólo la efectividad de los tratamientos, sino que ayudaría a disminuir las cirugías de mama innecesarias y aumentar el abanico de posibles tratamientos a seguir.

Este hallazgo no sería posible sin el sistema integrado de investigación médica y académica de Massachusetts General Hospital. El equipo de Manisha Bahl trabaja en conjunto con otros miembros de atención multidisciplinaria, incluidos cirujanos de mama, oncólogos y oncólogos radioterapeutas. Todos ellos a su vez, se capacitan constantemente con la información actualizada y tecnología de vanguardia que permite brindar mejores alternativas a sus pacientes de todo el mundo.

Hoy más que nunca, es importante contar con innovación para hacer frente de la mejor manera al cáncer de mama, enfermedad que se ha incrementado con la pandemia, pues 7 de cada 10 mujeres pausaron sus revisiones médicas para prevenir el cáncer de mama y que en México cada año registra 35 casos nuevos por cada 100 mil mujeres mayores de 20 años.

You may also like...