Psicología del Deporte… ¿Existe? ¿Cómo o dónde se aplica?

La práctica de la psicología del deporte beneficia a los atletas, generando un mejor desempeño para alcanzar sus objetivos en competencia, como en sus entrenamientos.

Para empezar, cuando escuchamos la palabra Psicología casi siempre la relacionamos a “psicoanálisis “, estado de locura, o enfermedad mental, ahora que, si la relacionamos con el deporte, se nos puede dificultar encontrar dicha relación con la actividad física, ya que la cultura deportiva y su difusión está enfocada al deporte de alto rendimiento, sin embargo, no se necesita ser un deportista elite para ayudarse de la psicología del deporte…

La psicología del deporte es una ciencia en la que se aplican los principios de la psicología en el ámbito del deporte o la actividad física, generalmente estos principios se implementan para mejorar el rendimiento deportivo. No obstante, la verdadera psicología del deporte se interesa en mucho más que el rendimiento y considera que el deporte es un vínculo para el enriquecimiento humano, considerándola como un todo; es una ciencia integral dedicada al mejoramiento tanto del rendimiento deportivo como de los aspectos sociales y psicológicos del atleta.

El rendimiento deportivo recibe la influencia de factores psíquicos y emocionales que pueden ajustarse y aprenderse. De manera inversa, la participación en los deportes y actividad física puede tener un efecto positivo sobre la estructuración de los factores psíquicos y emocionales de un individuo.

Algunas habilidades psicológicas básicas que se pueden entrenar y potenciar en el deportista son:

  • Atención: Existen diferentes demandas atencionales, pudiendo ser estrechas, amplias, internas o externas según la situación lo requiera. Un corredor al poner atención en su respiración, y controlarla, es un ejemplo de atención interna.
  • Concentración: Focalizar la atención sobre la tarea que se está desarrollando sin distraerse con estímulos internos y/o externos.
  • Motivación: Se enfoca en orientarse hacia objetivos y metas determinados y delimitados. Definir objetivos realistas y delimitados, ayuda a saber a dónde te diriges y cómo lograras ese objetivo.
  • Autoconfianza: Es la creencia o el grado de certeza que se posee acerca de una habilidad para tener éxito o de realizar una conducta deseada satisfactoriamente.
  • Comunicación:  La cual es indispensable para la optimización del trabajo del entrenador y demás miembros del equipo deportivo.

Algunas herramientas que utiliza, que entrena y que genera en el deportista para su autoconocimiento, autodominio y autocontrol son:

  1. Autoconocimiento: El deportista debe, con el tiempo, conocerse a detalle para saber cómo reaccionar ante determinadas situaciones o emociones que afecten o potencialicen su rendimiento deportivo.
  1. Relajación: La relajación ayuda a eliminar tensiones locales, facilita la recuperación cuando se dispone de poco tiempo de descanso, ayuda a evitar el exceso de tensión muscular, ayuda al comienzo del sueño y reduce el insomnio que puede ser frecuente a previa competencia y postcompetencia.
  1. Visualización: Es una técnica en la que se programa la mente para realizar una tarea, la cual requiere práctica sistemática para ser efectiva, ya que involucra todos los sentidos, se refiere a “ver con los ojos de la mente”.

Para finalizar es de suma importancia resaltar que la Psicología del Deporte no funciona como una píldora mágica, la sola inclusión del psicólogo en el medio deportivo no modificara actitudes ni mejorara aptitudes, sino que de la misma manera que se entrenan las habilidades físicas y las cuales requieren práctica para lograr un nivel óptimo, las habilidades psicológicas también deben entrenarse de la misma manera.

Por Madelin Torres
Lic. en Psicología del IPN
Diplomado en “Psicologia del Deporte” en la UNAM
madelints@outlook.es

Impactos: 124

30Shares

Facebook Comments