Los 10 errores más habituales de un runner

Cuando comenzamos a correr cometemos una gran cantidad de errores que nos provocan lesiones o hacen nuestras metas más lejanas de lo deseado.

Al comenzar una nueva actividad nos dejamos llevar por esa nueva pasión y desconocemos si realmente lo realizado o adquirido nos traerá algún beneficio. Entre los errores más comunes se encuentra la selección incorrecta de tenis, ropa, correr demasiado o seguir los consejos de esos conocidos que nos iniciaron en el mundo del running.

1: Correr con cualquier tipo de tenis

Cuántas veces hemos escuchado que correr es uno de los deportes más económicos que existen, ya que, según este mito, sólo se requiere de un par de tenis, un short y playera. Al iniciar a correr llevamos a la pista el primer calzado deportivo que encontremos, no importando para qué tipo de deporte estén creados o si son casuales. Cada tipo de calzado deportivo está creado para su deporte específico, por lo que es importante adquirir unos tenis fabricados para correr.

2: Elegir un calzado o ropa por color o marca

Seleccionar el calzado o vestimenta correcta no tienen nada que ver con lo bonito que se ven, la moda, la marca o recomendación de un amigo. Al adquirir estos, debemos tomar en cuenta nuestro tipo de pisada, tipo de entrenamiento, amortiguación, y hasta la superficie en la que entrenaremos, clima, talla y tipo de deporte para lo que está creado. En las tiendas especializadas existe una gran cantidad de modelos que se pueden adaptar a todos los estilos y necesidades.

3: Altas metas en corto tiempo

Tener una meta es muy importante para nuestras vidas, pero es fundamental e importante ir paso a paso en objetivos que se puedan cumplir en un proceso que nos evite una frustración que nos aleje de este deporte que tanto nos apasiona.

4: Correr demasiado

Prácticamente todos los fines de semana podemos encontrar alguna carrera en la que podríamos participar con tal de llenarnos de medallas y demostrar que somos unos corredores apasionados. Del mismo modo, no respetar los días de descanso o hacer demasiadas distancias para “tomar fuerza”, y seguir corriendo cuando ya estamos presentando una lesión.

5: Imitar el entrenamiento de otros corredores

La mayoría de los corredores se fijan o preguntan el entrenamiento y marcas de otros corredores con la mentalidad de conseguir el mismo tiempo o acercarse lo más posible, sin tener en cuenta que sus cualidades físicas, tiempo de entrenamiento, ni dedicación son diferentes. Por ejemplo, los maratonistas profesionales llegan a entrenar más de 200 kms semanalmente. Un corredor amateur debe agendar sus entrenamientos con la vida personal, jornada laboral, ocio y descanso, por lo que la dedicación es totalmente diferente. Tratar de imitar el entrenamiento de otros corredores harpa que el cuerpo reviente, se lesione o consiga un sobreentrenamiento que impedirá alcanzar su marca deseada. Es recomendable acercarse a un experto que les cree un programa que vaya acorde a sus capacidades.

6: Mala Alimentación

La dieta es una parte fundamental de todos los atletas, muchos comienzan a correr para bajar de peso, cayendo en una obsesión para disminuirlo lo más pronto posible; también encontramos a muchos que tienen como lema “Puedo comer lo que quiera porque corro mucho”. Ambas situaciones son un error, la alimentación debe ser balanceada y acorde al tipo de entrenamiento que estamos llevando a cabo, en la mayoría de los casos, la dieta se vuelve un factor fundamental semanas previas a una competición.

7: Entrenamientos Repetitivos

Si bien es importante crear una base que nos permita ganar condición, todos los entrenamientos tienen una función, desde corregir la técnica, ganar velocidad, entrenar la mente, y mejorar nuestra condición, y descansar el cuerpo aun cuando estamos entrenando. Las variedades de los entrenamientos permitirán no sobreentrenar el cuerpo y mejorar en todos los sentidos.

8: Lesiones ¿Qué es eso?

No lo niegues, has corrido lesionado o no has tomado el debido descanso para sanar esa lesión. Cuando se acerca una carrera a la cual nos inscribimos y nos lesionamos, o deseamos conseguir esa meta que nos pusimos en mente semanas atrás, las lesiones son lo último que tomamos en cuenta. Si no atendemos dichas lesiones y seguimos corriendo nos estamos exponiendo a una lesión mayor y que nos obligue a retirarnos de las pistas por determinado tiempo. Es importante atender cualquier tipo de lesión para que no nos alejemos de este deporte que tanto nos apasiona.

9: Seguir los consejos de un conocido

¿Cuántas veces te has acercado a un conocido para pedirle asesoría? Cuáles tenis me recomiendas, cómo puedo entrenar para un maratón, cómo puedo bajar mi tiempo, qué comes para bajar de peso, etc. Estas son muchas de las preguntas que siempre haremos a esos conocidos que llevan más años corriendo, pero sus recomendaciones están basadas en experiencias; el asesoramiento profesional es primordial para conseguir esas nuevas metas que día a día nos ponemos los corredores.

10: Todo mundo sabe correr

Para la gran mayoría de personas (corredores o no), correr es lo más fácil del mundo y cualquier sabe hacerlo… ¡Mentira! Es cierto que todo el mundo puede correr o lo ha tenido que hacer, sobre todo en su niñez, pero eso no significa que cuando corremos lo hacemos de manera correcta; la postura cuando corremos es la que nos permite evitar lesiones y hacerlo más rápido. Considera integrar entrenamientos de técnica de carrera en tu plan, pronto verás grandes resultados.

Impactos: 14

12Shares

Facebook Comments