Guía HyperX para limpiar teclados mecánicos

Teclado HyperX Alloy Elite 2

Con tres sencillos pasos dejaras como nuevo tu teclado, alargarás su vida útil y mantendrás su
performance.

Ser un buen gamer requiere destreza y disciplina. Dentro de las rutinas, una muy importante es mantener la limpieza del área de juego y de todos los periféricos. En ese sentido, los teclados mecánicos ofrecen una gran ventaja: la facilidad con la que se puede desmontar y limpiar, y esto es posible porque, a diferencia de un teclado de membrana, utiliza interruptores de teclas individuales para registrar cada pulsación.

Para lograr la correcta limpieza del teclado y alargarle su vida útil manteniendo un performance óptimo, HyperX te comparte tres sencillos pasos:

Extracción de las tapas de las teclas

El primer paso es desenchufar el teclado para no mezclar humedad y electricidad. Después, con un extractor de teclas que se incluye en la mayoría de los teclados HyperX, quita las tapas por grupos para facilitar su colocación.

Es importante retirar con cuidado las teclas más grandes como la barra espaciadora, la tecla de Mayúscula y la de Intro, ya que en algunos teclados éstas tienen una barra de soporte debajo que es fácil de romper y difícil de reemplazar.

Una vez retiradas las tapas de las teclas

Una vez que se hayan retirado las tapas de las teclas, quita cualquier residuo suelto en el teclado dándole la vuelta o tomando una lata de aire y soplando para eliminarlos. Para limpiar cualquier derrame que se haya producido, utiliza un paño de microfibra húmedo con agua o alcohol isopropílico y remueve el líquido; en este punto, es súper importante que no entre el líquido en el teclado mecánico, ya que la mayoría de éstos no son resistentes al agua.

Después de limpiar el interior del teclado, hay que higienizar las tapas de las teclas. Si las teclas están muy sucias también se puede utilizar una pequeña cantidad de alcohol isopropílico colocado en un paño de microfibra para limpiar cada una o las puedes limpiar mientras están fijadas al teclado.

Colocación de las tapas del teclado

Después de asegurarte de que no queda ningún residuo líquido o humedad en el teclado, hay que darle vuelta y dejarlo que se seque al aire durante toda la noche. Una vez que el teclado esté completamente seco debes colocar las teclas una por una. Si lavaste cada una de las teclas, asegúrate de que también estén completamente secas cuando las coloques en el teclado. Una vez colocadas las teclas con un paño de microfibra ligeramente humedecido límpialas una vez más.

Cuidado posterior

Una vez que el teclado esté armado dale una vuelta más y déjalo secar en la noche para estar completamente seguro de que no queda absolutamente ningún residuo de humedad antes de conectarlo.