Educación y desarrollo profesional de los eSports: México está listo para dar ese paso

gaming

La educación y diversión toman lugar como punto de partida para profesionalizar la industria de los deportes electrónicos en el país y fomentar un cambio positivo en los jugadores.

El interés en los deportes electrónicos (conocidos como eSports en inglés) crece año con año. Durante la pandemia se impulsó su popularidad a falta de deportes tradicionales y desde entonces los eSports se convirtieron en proveedores masivos de entretenimiento competitivo. 

De acuerdo con Straits Research, en 2021 el tamaño del mercado mundial de los deportes electrónicos ascendió a $1,178 millones de dólares. La firma espera que en 2030 alcance los $5,743 mmd con un aumento en la tasa de crecimiento anual del 21.9% a partir del 2022.

La suma de todo lo anterior provocó que las empresas entendieran a la industria del eGaming como una coyuntura para generar valor comercial. Las compañías rápidamente se movilizaron en actualizaciones tecnológicas, patrocinios, contratos en medios, búsqueda de talento, creación de infraestructura y publicidad con el fin de profesionalizar al sector. 

Un punto crucial que no debe ser pasado por alto es la relevancia que tienen los centros educativos en eSports para contribuir con la profesionalización de los jugadores. No sólo el sector privado puso su atención en este rubro; el que miles de gamers quieran transformar su pasión en una actividad de horario completo desencadenó una necesidad por mejorar sus capacidades y ser competitivos.

Por ello, las nuevas generaciones que crecieron con un control en las manos y que están en la búsqueda de desarrollar sus habilidades para ser reconocidos como verdaderos deportistas, deciden desde una pronta edad buscar alternativas o programas de estudio de alta calidad. Esto para cumplir sus objetivos y, al mismo tiempo, los cobijen en nuevas comunidades de jugadores. 

“Si queremos que los deportes electrónicos sigan creciendo en México, los jugadores deben ser entrenados como lo que llegarán a ser: atletas profesionales”, menciona Santiago Bernaldo de Quiros Barbachano, director general de e-Squad Academy México. 

Estas instituciones miden el impacto que tiene el rendimiento cognitivo, emocional y físico en los alumnos basados en novedosas metodologías de enseñanza que ponen como foco un estilo de vida centrado en los videojuegos. Su propósito, además de brindarles una estructura para enfrentar las competencias, es prepararlos para contar con diferentes habilidades, raciocinio, destreza y experiencia para enfrentar todo tipo de desafíos ya sea dentro del entorno gamer o de la vida personal y profesional. 

Los estudiantes desarrollan habilidades en campos como el trabajo en equipo, el liderazgo, la resolución de problemas y el pensamiento estratégico. Los proyectos escolares se logran mediante el expertise de profesores especialistas que se apoyan en las más avanzadas instalaciones con PCs y consolas de última generación. 

Bernaldo de Quiros Barbachano destaca que México presenta todas las condiciones, voluntad y el talento para hacer realidad el nacimiento de un semillero de campeones. Un ejemplo de ello es Leonardo López alias “MkLeo”, el mejor jugador del mundo en Super Smash Bros. Ultimate y ganador de absolutamente casi todo en la categoría. 

“Para ser parte de un equipo de eSports no importa la edad ni el género, lo relevante es contar con el interés del jugador y con una metodología de trabajo que le permita expandir su potencial y adquirir habilidades de por vida que le ayudarán en un entorno profesional y de esparcimiento. Asimismo, desde el campo de la educación se impulsa el bienestar general en el que la salud se complementa con el bienestar mental y psicológico”, agregó el directivo. 

Los videojuegos pasaron de un simple pasatiempo a una industria tan lucrativa como la música y el cine. La historia de los deportes electrónicos en México no ha hecho más que empezar. Durante los próximos años es probable que veamos una adopción aún más generalizada de los eSports, siendo la educación el primer paso para la profesionalización.