¿Cómo medir el ROI de la felicidad en el trabajo? Estrategias y métricas clave para tener empleados felices

Por: Jimmy Naraine, experto en liderazgo personal e instructor en Udemy.

La felicidad en el lugar de trabajo es algo cada vez más importante para las empresas, ya que conlleva numerosos beneficios. Esto incluye una mayor productividad, una menor rotación de personal, una retención de talento sólida y un ambiente laboral propicio para la creatividad e innovación, que en conjunto, contribuye a un aumento en la rentabilidad de la organización.

Es importante diferenciar entre felicidad y bienestar, ya que la primera se relaciona con emociones positivas y es fugaz, mientras que la segunda abarca la calidad general de vida. Así que para impulsar el bienestar de los empleados hace falta mucho más que ofrecer bocadillos en una “hora feliz”, es fundamental construir una base sólida que promueva el bienestar a largo plazo en el trabajo, incluyendo medidas que tengan en cuenta la optimización de la pertenencia, la igualdad,  la diversidad y la inclusión de los miembros de la organización.

Para medir la felicidad de los empleados, se utiliza el Retorno de la Inversión de la felicidad (ROI por sus siglas en inglés), un concepto que se utiliza para medir los beneficios financieros y organizativos que una empresa puede obtener al invertir en la felicidad y el bienestar de sus empleados. Esta busca determinar si las inversiones realizadas en programas, iniciativas y políticas destinadas a mejorar la satisfacción y el bienestar de los empleados generan un retorno positivo en términos de métricas cuantitativas relacionadas con la productividad, retención de talento, eficiencia operativa y resultados financieros.

Te damos algunas claves para que tus empleados puedan alcanzar una felicidad más duradera:

  • Pertenencia: Es esencial crear una cultura empresarial en la que cada empleado se sientan parte de un grupo y se reconozcan sus contribuciones. Esto conduce a una mayor moral, satisfacción en el trabajo, lealtad y felicidad.
  • Flexibilidad: Proporcionar un entorno de trabajo flexible –como home office, por ejemplo– tiene un impacto positivo en el bienestar general, ya que respeta las diferencias individuales y da a los empleados la libertad de ser dueños de tu horario.
  • Desarrollo de competencias: Ofrecer oportunidades que incentiven y promuevan el aprendizaje es clave para aumentar el bienestar general, impulsar la moral y la felicidad y garantizar que los empleados actualicen sus conjuntos de habilidades. Esto incluye formación presencial, cursos en línea, certificaciones y oportunidades de liderazgo.
  • Programas de bienestar integral: Establecer programas que aborden la salud física y mental de los empleados. Esto puede incluir acceso a gimnasios, sesiones de meditación, asesoramiento  y programas de apoyo.
  • Cuidado a la familia: Ofrecer beneficios como permisos parentales pagados, guarderías en el lugar o subsidios para el cuidado de niños, ayuda a los empleados a equilibrar sus responsabilidades familiares y laborales.
  • Reconocimiento y recompensas: Implementar programas que destaquen los logros y contribuciones de los empleados, lo que puede incluir premios, bonificaciones, reconocimiento público y oportunidades de desarrollo.
  • Comunicación abierta y transparencia: Fomentar una cultura que propicie esto implica escuchar las preocupaciones y opiniones de los empleados y poder tomar medidas basadas en sus comentarios, esto puede aumentar su satisfacción y compromiso.

Lo que no se mide no se puede mejorar, y aunque medir el ROI de la felicidad puede ser desafiante debido a su naturaleza subjetiva, existen algunas variables a tomar en cuenta para medir la felicidad de los empleados:

  • Reducción de la rotación de empleados: Este es probablemente el aspecto más importante que hay que medir, ya que el cálculo de los costos asociados con la rotación de colaboradores –como los costos de reclutamiento y de capacitación– antes y después de implementar iniciativas de felicidad puede mostrar un ahorro financiero.
  • Encuestas de satisfacción de empleados: Las encuestas de satisfacción de empleados proporcionan información valiosa sobre la percepción de los trabajadores. Estas abordan aspectos como el ambiente laboral, el equilibrio entre vida laboral y personal y la satisfacción con la dirección. Es esencial que estas encuestas sean anónimas para que los empleados expresen sus opiniones libremente, lo que ayuda a los líderes a comprender los desafíos reales.
  • Índice Net Promoter Score del Empleado (eNPS): Esta es una métrica que se utiliza para medir la satisfacción y el compromiso de los empleados dentro de una organización. Al igual que el Net Promoter Score (NPS) usado para medir la satisfacción de los clientes, el eNPS busca evaluar la lealtad y la probabilidad de que los empleados recomienden la empresa como un buen lugar, y muestra cuántas personas hablarían de la empresa como un gran lugar para trabajar.
  • Aumento de la productividad: Medir el rendimiento laboral –como la calidad en el trabajo– de los empleados antes y después de las iniciativas de felicidad puede ayudar a evaluar si ha habido un aumento en la productividad. 
  • Participación y compromiso: Evaluar el compromiso de los empleados a través de métricas como la asistencia a eventos de la empresa, la participación en programas de capacitación y desarrollo, y la comunicación con los líderes puede proporcionar información sobre la efectividad de las iniciativas de felicidad.
  • Evaluación de la satisfacción del cliente: Medir el impacto de la satisfacción del empleado en la satisfacción del cliente puede ser un indicador importante del ROI de la felicidad. Esto se puede hacer a través de encuestas de satisfacción del cliente, métricas de lealtad o retroalimentación directa de los clientes.

Es importante recordar que el ROI de la felicidad puede ser difícil de medir con precisión, ya que algunos de sus beneficios pueden ser intangibles o de largo plazo. Sin embargo, es recomendable adoptar un enfoque cualitativo, es decir, que los líderes dediquen tiempo a conectar con sus equipos regularmente para escuchar sus preocupaciones, sugerencias, ideas y comentarios. Sin duda, este enfoque elevará la moral, ya que demostrará a los empleados que realmente importan para la empresa.