Promueve el programa Quaker Qrece el bienestar nutritivo de los niños en México 

En colaboración con Un Kilo de Ayuda y Fundación PepsiCo, Quaker ha contribuido a combatir la desnutrición infantil en más de 16 mil niñas y niños entre dos y cinco años desde 2013. 

El futuro del mundo se construye cuando se alimenta la inspiración y se mejora la nutrición infantil. En el marco del Día del Niño, Quaker, en conjunto con Un Kilo de Ayuda y Fundación PepsiCo, refrenda su compromiso por ayudar a nutrir a los niños del país a través del programa integral Quaker Qrece. ​ 

En México, la desnutrición afecta a 1 de cada 5 niños, menores de 5 años, haciéndolos más vulnerables a enfermedades y a sufrir retraso en su crecimiento, de acuerdo con la de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición ENSANUT 2022. Consciente de esta problemática, la marca líder en nutrición de PepsiCo ha combatido la desnutrición en la etapa de desarrollo y crecimiento de las nuevas generaciones del país desde hace más de 10 años. ​ 

“Las niñas y niños son nuestro futuro y ayudar a garantizar su nutrición adecuada es parte central de Quaker. Por ello, desde hace más de diez años, hemos trabajado con Fundación PepsiCo y Un Kilo de ayuda para la creación y desarrollo del programa Quaker Qrece, con el que hemos podido ayudar a que 16 mil niños de México y Guatemala puedan salir de la desnutrición y puedan desarrollarse de manera correcta, comentó Rosalina Tornel, VP & General Manager de Gamesa, Quaker y Sonric’s para América Latina. 

El programa de Quaker Qrece nació en 2013 como producto de la alianza entre Fundación PepsiCoQuaker y la organización no gubernamental Un Kilo de Ayuda, cuya finalidad es ayudar combatir la desnutrición infantil en distintas comunidades en situación de vulnerabilidad de nuestro país. Desde entonces, miles de niñas y niños en comunidades de Oaxaca, Chiapas, Estado de México, Yucatán y Sinaloa. 

El alimento especializado es formulado a base del súper grano de avena Quaker, cacahuate, leche, huevo y aceite oleico fortificado con 17 vitaminas y minerales, por lo que puede ayudar a las necesidades de nutrición básica de niños con desnutrición. La intervención que se realiza a través de este programa es la entrega mensual —por un lapso de 12 meses— del alimento especializado para consumo diario de los infantes. ​ 

Además, con el apoyo de Un Kilo de Ayuda, se realizan visitas domiciliares en las comunidades donde opera el programa con el fin de identificar a los niños que padecen desnutrición, así como impartir pláticas sobre la adecuada alimentación, higiene y hábitos en nutrición que pueden ayudar a los niños a recuperarse de la desnutrición, Qrecer y desarrollarse. ​ 

La infancia, etapa donde se produce el desarrollo físico e intelectual, es crucial para el crecimiento óptimo de los niños. Si no hay una alimentación adecuada, pueden desencadenar trastornos nutricionales como la anemia y desnutrición. Esto sucede, sobre todo, en poblaciones rurales donde hay pobreza extrema y se carece de acceso a necesidades básicas como alimentación, salud o vivienda. El propósito del programa Quaker Qrece es promover el bienestar de la infancia, ofreciendo un alimento especializado que se desarrolló tomando en cuenta las deficiencias nutricionales de distintas zonas rurales del país. Gracias a ello hemos logrado que el 82% de los niños alcanzaran un peso normal después de un año de implementación del programa”, concluyó Tornel. ​ 

Por su parte, Paulina Garza Gordoa, Directora de Desarrollo Institucional de Un Kilo de Ayuda, afirmó: “En el marco del Día del niño, reiteramos nuestra causa a favor del Desarrollo infantil temprano en las niñas y niños durante la primera infancia. Este cuidado y acompañamiento es fundamental para su futuro y el de la sociedad en general. La primera infancia es la etapa donde se siembran las semillas del futuro. Cada abrazo, cada palabra de aliento y cada experiencia vivida durante estos años críticos moldean el camino hacia el éxito y la felicidad de nuestros niños. Es en estos primeros años donde se establecen las bases del aprendizaje, el desarrollo emocional y social, así como la salud física y mental”.  

Y añadió que “Cuidar el desarrollo de los niños en esta etapa no es solo una responsabilidad, es una inversión en el futuro de nuestra sociedad. Agradecemos que cada vez más marcas estén conscientes de ello y pongan su grano de avena como lo es nuestra alianza con Quaker y Fundación PepsiCo México, cuyos resultados son de más de 15,000 niñas y niños beneficiados, específicamente en la recuperación de peso y talla”.  ​ 

El programa Quaker Qrece forma parte de la plataforma Food for Good, perteneciente a la estrategia de transformación corporativa PepsiCo Positivo (Pep+), la cual busca impactar positivamente a las comunidades y al planeta. La meta de PepsiCo es ayudar a 50 millones de personas a tener acceso a alimentos nutritivos en 2030. Además, el programa integral Quaker Qrece se suma al proyecto de Hambre Cero, en el que PepsiCo pretende invertir 100 millones de dólares en iniciativas de agricultura regenerativa y seguridad alimentaria para garantizar un futuro sostenible para todos. ​