85% de los casos de cáncer de mama se detectan en etapas avanzadas

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común en México, ocupando más del 15% del total de casos y el 28% entre mujeres; donde además es la principal causa de muerte por cáncer con un estimado de siete mil decesos al año.

En el marco del Día de las Madres, la Dra. Arielle Medford (AM), especialista en Oncología Médica en el Centro de Cáncer de Massachusetts General Hospital, comparte cuatro puntos clave para prevenir y detectar el cáncer de mama.

1. Los factores que influyen en el desarrollo de cáncer de mama

AM: “El cáncer es un término que usamos para definir a las células que crecen sin obedecer las reglas del cuerpo. Esto es causado por mutaciones en el ADN de las células. Si hay mutaciones heredadas, es más fácil desarrollar el cáncer. Por ejemplo, mutaciones en los genes BRCA 1 y BRCA 2 suceden en 5-10% de los casos de cáncer de mama, y con estas mutaciones hay más riesgo. Pero por lo general, no hay riesgo conocido antes del cáncer de mama”,

De acuerdo con la especialista, estas mutaciones pueden ser generadas por diferentes factores:

  • La mayoría de los casos de cáncer ocurren a mayor edad, por ejemplo, en México la edad promedio de personas con cáncer de mama es a los 54 años, y el 45% de los casos está en el rango de los 50 y 59.
  • Antecedentes familiares: Si se tiene un familiar directo que ha padecido cáncer de mama, se incrementa la probabilidad de desarrollarlo, por lo que la prevención se vuelve importante.
  • Exposición a la radiación: Si una persona ha recibido radiación como tratamiento para otro tipo de cáncer, es posible que esto genere mutaciones que promuevan el desarrollo de cáncer de mama.
  • Factores controlables: Está comprobado que el consumo de alcohol y la obesidad pueden promover el desarrollo de cáncer de mama, por lo que es importante controlar estos dos factores”.

2. La detección del cáncer de mama: ¿qué pruebas debes hacerte y con qué frecuencia?

AM: Las herramientas de detección más utilizadas son la mamografía y la resonancia magnética. La segunda  se utiliza solamente en mujeres jóvenes, ya que tienen senos más densos, lo que puede limitar la eficacia de una mamografía”.

La diferencia entre ambas pruebas consiste en que las mamografías utilizan rayos X, por otro lado, las resonancias magnéticas utilizan imanes. En cada una se observa el seno en manera distinta, por lo que la recomendación es intercalar una prueba cada año para pacientes jóvenes.

La Dra. Medford indica que, para mayores de 40 o 50 años se recomienda solo usar las mamografías, debido a que son efectivas a mayor edad, ya que el tejido del seno se vuelve menos denso, lo que hace más fácil visualizar y detectar cualquier anomalía.

En el caso de la autoexploración, es recomendable solo para monitorear cambios en las mamas y entonces consultar a un médico; sin embargo, esta no reemplaza el uso de tecnologías de detección como las antes mencionadas.

En cuanto a la periodicidad, dependiendo los factores de riesgo y la toma de decisiones con los médicos, se recomienda realizarlas cada año a partir de los 40 a 50 años. Pero si hay alguna mutación genética conocida o antecedentes familiares, las evaluaciones pueden comenzar desde edades más tempranas.

Las pacientes mayores de 75 deben consultar con su médico la necesidad de seguirse realizando o no pruebas de detección.

3. Tratamiento del cáncer de mama: de la cirugía a la recurrencia

La Dra. Arielle Medford señala que cuando una paciente es diagnosticada con cáncer de mama, existen varias etapas durante su tratamiento:

  • Los pacientes con cáncer solamente en el seno deben realizarse una lumpectomía o mastectomía, en la cual se retira el cáncer, tejido mamario anormal y al menos un ganglio linfático (o más si hay cáncer en estos).
  • En caso de la lumpectomía, dónde solamente se retira el tumor, todos deben recibir radiación. Si los ganglios linfáticos están involucrados cuando hay cirugía, los pacientes deben recibir radioterapia, ya que ayuda a reducir la probabilidad de que el cáncer regrese al seno o si se ha propagado a otras partes del cuerpo.
  • La mayoría de los pacientes debe tomar medicamentos antes y/o después de la cirugía, pero no necesariamente se trata de quimioterapia. El tipo de medicamento dependerá también del tipo de cáncer:

a)Por ejemplo, en el cáncer de mama con receptor de estrógeno positivo los pacientes reciben t terapia anti estrógeno.

b)Para pacientes diagnosticados con el tipo “triple negativo”, la mayoría deben recibir quimioterapia ya que desafortunadamente no hay medicamentos alternativos.

Innovación para detección de cáncer residual: Para los pacientes que ya superaron el cáncer, se recomienda realizarse mamografías cada año para descartar una posible recaída. “Sin embargo, en Massachusetts General Hospital estoy liderando un proyecto de investigación donde a través de muestras de sangre buscamos identificar cáncer residual en el ADN de los pacientes”, indicó la Dra. Medford.

“Esta investigación aún se encuentra en el proceso de ensayos médicos, pero esperamos que en el futuro pueda aprobarse para ayudar a los pacientes a recibir medicamentos aún más precisos, ya que sería más fácil identificar qué pacientes tienen mayor riesgo de volver a desarrollar cáncer de mama”.

Dependiendo de cada tipo de cáncer, es la probabilidad de una recaída o recurrencia, por ello, fomentar la investigación en procedimientos que ayuden a detectar de forma más efectiva la existencia de cáncer residual, es importante para impulsar el éxito y la superación del cáncer de mama.

4. Concientizar sobre el cáncer de mama es clave para prevenirlo

AM: “Hablar con su médico y realizarse pruebas de detección es importante para prevenir e identificar de manera oportuna los riesgos de desarrollar cáncer de mama”.

Cifras indican que solo el 20% de las mujeres mexicanas se practica una mastografía. Además, el 85% de los casos de cáncer de mama se detecta en etapas avanzadas.5

AM: “Cuando el cáncer se detecta a tiempo, las probabilidades de superarlo aumentan, pero cuando ya se encuentra en etapas avanzadas, como la metástasis, es más difícil curarlo, por lo que solo se aspira a un tratamiento para controlarlo.

“Es entendible que puede existir mucho miedo alrededor del cáncer, pero si se trabaja en conjunto, entre doctores y pacientes, para crear una cultura de prevención e investigación y desarrollo de nuevos tratamientos, existe también la esperanza de mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias”, concluyó.

Please follow and like us: