Periostitis, el enemigo de los corredores

El incremento de intensidad en nuestros entrenamientos y una mala técnica, son los factores principales para la aparición de la odiada periostitis.

Usualmente, cuando comenzamos un entrenamiento más intenso, las lesiones aparecen con mayor continuidad, las más comunes son las pantorrillas, muslos, rodillas y la tan odiada periostitis. En este Blog vamos a hablar de esta última lesión. La periostitis es la inflamación del periostio, el dolor aparece en los músculos de la pantorrilla que conectan con la tibia. Estos músculos son los que mantienen la tensión en el arco del pie. Al incrementar el trabajo y someterlos a un mayor estrés, las células se endurecen y causan un dolor que nos hace parar por unas semanas.

Este tipo de lesión es provocado por diferentes factores en tu programa de entrenamiento y, sobre todo, en tu técnica de correr. Al momento que comenzamos con esta molestia, es momento de tomar cartas en el asunto y no dejarla en el olvido, porque dicha lesión nos puede retirar por unas semanas o hasta meses de las pistas.

A continuación, una serie de consejos que te ayudarán a reconocer la causa del dolor y poder correr sin problemas.

  1. El dolor es un síntoma de que los músculos necesitan un descanso. No es necesario parar por completo, si el dolor es mínimo se pueden realizar entrenamientos cortos o de menor intensidad; en el caso de un fuerte dolor, lo más recomendable es parar unos días para que el cuerpo se recupere.
  2. La periostitis o dolor en las espinillas afectan a los corredores con mala técnica. Cuando el pie tiene contacto con el suelo durante demasiado tiempo soportando todo el peso del corredor, o si el pie se aleja demasiado de cuerpo son dos técnicas que llevarán un exceso de carga en el pie y la pierna. Realiza ejercicios de técnica de carrera en todos tus entrenamientos.
  3. Realiza ejercicios para fortalecer las piernas. Al tener poca estabilidad en los pies, los corredores son más propensos a padecer este y otro tipo de lesiones. Además, realiza una prueba de pisada para conocer el tipo de calzado que debes adquirir para que tengas mayor soporte en tus entrenamientos o carreras.

Este tipo de dolor y lesión es causado a un incremento en la intensidad y volumen de nuestros entrenamientos. Los entrenamientos que realicemos deben tener días de descanso y de relajación, asegúrate que tu plan te da el tiempo suficiente para recuperarte después de un entrenamiento intenso o de distancia para que los músculos puedan relajarse y tener una adopción para la exigencia.

El estiramiento post entrenamiento es fundamental, toma unos minutos luego de cada entrenamiento para estirar tus músculos y estos se relajen, el yoga es un ejercicio que ayuda demasiado a relajar nuestro cuerpo y evitar lesiones. Si las lesiones no paran, acércate a un experto para que te ayude a planificar tu entrenamiento, agregue ejercicios de técnica de carrera, y resuelva al momento cualquier duda que tengas acerca de un dolor.

Impactos: 18

11Shares

Facebook Comments