El Día Mundial del Corazón se celebra cada año el 29 de septiembre, a partir de que en el año 2000 la Federación Mundial del Corazón, con apoyo de la Organización Mundial de la Salud, designara este día para crear conciencia sobre las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento

Un estudio realizado por Massachusetts General Hospital (Mass General) ha revelado que las sesiones cortas de ejercicio físico inducen cambios a largo plazo en los niveles de metabolitos del organismo que se correlacionan con la salud cardiovascular y cardiometabólica de una persona, y pueden ayudar a medirla. El equipo de investigación describe cómo unos 12 minutos de ejercicio cardiopulmonar agudo afectaron a más del 80% de los metabolitos circulantes, incluidas las vías vinculadas a una amplia gama de resultados favorables para la salud, identificando así posibles mecanismos que podrían contribuir a una mejor comprensión de los beneficios de ejercicios de cardio.

“Se sabe mucho sobre los efectos del ejercicio en los sistemas cardíaco, vascular e inflamatorio del organismo, pero nuestro estudio ofrece una visión completa del impacto metabólico del ejercicio al vincular vías metabólicas específicas con variables de respuesta al ejercicio y resultados de salud a largo plazo”, dice el investigador Gregory Lewis, MD, jefe de la sección de Insuficiencia Cardíaca en Mass General, y autor principal del estudio. “Lo que nos llamó la atención fueron los efectos que una breve sesión de ejercicio puede tener en los niveles circulantes de metabolitos que rigen funciones corporales clave como la resistencia a la insulina, el estrés oxidativo, la reactividad vascular, la inflamación y la longevidad”.

El estudio de Mass General se basó en datos del Estudio del Corazón de Framingham para medir los niveles de 588 metabolitos circulantes antes e inmediatamente después de 12 minutos de ejercicio vigoroso en 411 hombres y mujeres de mediana edad. El equipo de investigación detectó cambios favorables en una serie de metabolitos cuyos niveles en reposo se habían asociado previamente a las enfermedades cardiometabólicas. Por ejemplo, el glutamato, un metabolito clave relacionado con las enfermedades cardíacas, la diabetes y la disminución de la longevidad, se redujo en un 29%. Y el DMGV (ácido dimetilguanidino valérico), un metabolito asociado a un mayor riesgo de diabetes y enfermedades hepáticas se redujo en un 18%. El estudio también reveló que las respuestas metabólicas pueden estar moduladas por otros factores además del ejercicio, como el sexo y el índice de masa corporal de la persona, y que la obesidad puede conferir una resistencia parcial a los beneficios del ejercicio.

“Curiosamente, nuestro estudio encontró que diferentes metabolitos fueron rastreados con diferentes respuestas fisiológicas al ejercicio y, por lo tanto, podría proporcionar firmas únicas en el torrente sanguíneo que revelan si una persona está físicamente en forma, de la misma manera que los análisis de sangre actuales determinan qué tan bien están funcionando los riñones y el hígado”, señala el primer coautor Matthew Nayor, MD, MPH, de la Sección de Insuficiencia Cardíaca y Trasplantes en la División de Cardiología en Mass General. “Niveles más bajos de DMGV, por ejemplo, podrían significar niveles más altos de aptitud”.

El Estudio del Corazón de Framingham, que comenzó en 1948 y ahora abarca tres generaciones de participantes, permitió a los investigadores de Mass General aplicar las mismas firmas utilizadas en la población actual del estudio a la sangre almacenada de generaciones anteriores de participantes. Al estudiar los efectos a largo plazo de las firmas metabólicas de las respuestas al ejercicio, los investigadores pudieron predecir el estado futuro de la salud de un individuo, y cuánto tiempo es probable que viva.

“Estamos empezando a comprender mejor los fundamentos moleculares de cómo el ejercicio afecta al organismo y a utilizar ese conocimiento para entender la arquitectura metabólica en torno a los patrones de respuesta al ejercicio”, dice el primer coautor Ravi Shah, MD, de la Sección de Insuficiencia Cardíaca y Trasplantes de la División de Cardiología de Mass General. “Este enfoque tiene el potencial de dirigirse a las personas que tienen la presión arterial alta o muchos otros factores de riesgo metabólico en respuesta al ejercicio, y ponerlos en una trayectoria más saludable en una etapa temprana de sus vidas”.

Lewis es profesor asociado de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y director del Laboratorio de Pruebas de Ejercicio Cardiopulmonar de Mass General. Nayor es cardiólogo en Mass General e instructor de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard; y Shah es cardiólogo en Mass General y profesor adjunto de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard. Otros coautores son Ramachandran Vasan, MD, profesor de Medicina de la Universidad de Boston e investigador principal del Estudio del Corazón de Framingham, y Clary Clish, PhD, directora principal de Metabolómica del Instituto Broad del MIT y Harvard.

El estudio contó con el apoyo del Premio Grand Challenge de la Asociación Americana del Corazón y de los Institutos Nacionales de la Salud.

Facebook Comments
0Shares
Previous post Nike presenta: Colección Lucha Libre, de México para el mundo
Next post Ve hacia adelante con la nueva tecnología de alto rendimiento impresa en 3d y basada en datos – adidas 4DFWD