Happy successful sportswoman raising arms to the sky on golden back lighting sunset summer. Fitness athlete with arms up celebrating goals after sport exercising and working out outdoors. Copy space.

La falsa motivación y sus problemas en el running

El exceso de motivación nos puede provocar demasiados problemas si no tenemos un plan de entrenamiento objetivo.

Cada día nos encontramos con más personas que deciden cambiar su estilo de vida y comienzan a realizar algún tipo de ejercicio físico buscando bajar de peso, tonificar su cuerpo o mantenerse activos con alguna actividad. Conforme le tomamos el gusto a dicha actividad más deseamos realizarlo para conseguir nuestro objetivo, aunado a esto, la motivación de las personas que nos rodean interfiere para no dejarlo de hacer y buscar más.

Hace algunos meses tratamos el tema Motivación: la importancia de establecer objetivos, en el cual hablamos sobre lo esencial de ir creando sub-metas conforme se trabaja para conseguir dicho objetivo y cómo determinarlos de manera concreta. Pero ahora deseo hablarles sobre la falsa motivación que tenemos personalmente y que nos crean las personas que nos rodean.

Conforme pasa el tiempo y nos enamoramos del running, deseamos correr más carreras y llenarnos de medallas, buscar un nuevo reto de distancia o viajar por cualquier lugar para participar en las carreras “más importantes”; medianamente entrenamos para dicho objetivo, o por obvias razones, el tiempo de descanso no existe al menos que tengamos alguna lesión.

Seamos sinceros, todos o la gran mayoría pasamos por esto, pues claramente nos llena de orgullo que nuestro círculo de amistades o familiares nos comenten que están orgullosos de nosotros, o bien que somos un modelo a seguir por nuestra dedicación y constancia, pero ¿qué tan bueno es este tipo de comentarios?

Si bien esos comentarios nos motivan a seguir corriendo, buscar nuevas metas y trabajar más duro, dichas reacciones llegan a caer en una falsa motivación si no establecemos objetivos, pues entonces nos dedicaremos a coleccionar medallas y no trabajaremos por uno específico. ¿Esto en qué se traduce? Pues que el deporte que amamos nos provocará una lesión mayor y tendremos que dejarla de hacer.

El descanso es una parte fundamental del ejercicio, y no se debe ocultar con algún tipo de medicamento para continuar con el entrenamiento. Cuando existe algún dolor corporal, no es nada recomendable enmascarar el síntoma con ibuprofeno, paracetamol o aspirina, ya que sólo alargaremos el problema y lo podríamos llevar a nuevas latitudes. Este es parte de nuestro entrenamiento o ciclo, se debe respetar para que nuestros tejidos se regeneren, del mismo modo, el reposar en demasía puede atraer graves problemas. La mayoría de las lesiones son provocadas a medida de nuestra actividad deportiva y no respetar el descanso, es importante no sobrecargar el cuerpo con mucho ejercicio, asimismo, el exceso de descanso también pondrá en riesgo nuestro cuerpo ante una exigencia.

Por otra parte, la falsa motivación también incurre cuando nos comparamos con otras personas. En muchas ocasiones deseamos conseguir lo mismo que otros, sin saber si llevan algún entrenamiento específico o si están en lo correcto; preguntamos el entrenamiento de algún conocido y deseamos llevarlo a cabo de la misma manera, o bien, simplemente queremos demostrar que somos mejores que ellos.

¿Por qué no nos damos cuenta? Porque en realidad buscamos en otras personas lo que queremos que nos digan, que nos motiven a dar más, a olvidarnos de aquella dolencia o logro no conseguido e ir en búsqueda de una más, porque en ese momento nuestras ganas de luchar son más fuertes que nuestra razón y preferimos no “defraudar” a aquellos que inspiramos, pero nos estamos haciendo daño, un daño que no sabemos cuando cobrará factura, un daño que saldrá más cara que el costo de aquella carrera o terapia para salir rápidamente de una lesión.

Personalmente aplaudo a todas esas personas que nos motivan a dar ese extra, que nos inspiran a no dejar de luchar, pero debemos tener en cuenta que no toda motivación es buena, y que nuestra integridad física debe estar muy por encima de cualquier supuesta meta que tengamos en mente, y que en muchas ocasiones, aquello por lo que trabajamos mucho no se podrá conseguir en esta ocasión, y que ahora el siguiente objetivo será trabajar para regresar más fuerte, o bien, que el trabajo deberá ser orientado para cumplir con todas las expectativas ese propósito.

¿No me crees? Hagamos un ejercicio muy básico, postea en tus redes sociales que quieres correr un maratón cada mes, o que tienes alguna lesión y este fin de semana tendrás una carrera. Veamos los resultados.

2Shares

Facebook Comments