¿Por qué no logro bajar de peso corriendo?

6 razones por las que no perdemos peso cuando corremos.

Seamos sinceros, la gran mayoría de las personas que comienzan a correr lo hacen para bajar de peso o mantenerse en forma, luego de ello comienza esa pasión que los motiva a prepararse para una carrera, o dedicarse a bajar sus tiempos o mayores distancias.

Si bien el running es un ejercicio muy efectivo para perder peso, también es una excusa para poder comer alimentos muy pesados o esos postres que tantos amamos sin tanta culpa – ya corrí 10k, me merezco ese buffet que tanto me gusta. – Si me como este pedazo de pastel, mañana los quemo corriendo, no pasa nada… Claro, esas palabras las hemos dicho y escuchado una gran cantidad de ocasiones, personalmente me declaro culpable.

En este blog hablaré de los motivos por lo que no estás logrando perder esos kilos rápidamente, y en los que posiblemente, estés ganando algunos kilos que no tenías planeado cuando iniciaste y que te hacen perder esa motivación.

Existe una gran cantidad de personas que pierden la motivación y ganas de correr cuando no logran perder esos kilos de más, y que, en algunos casos, son personas que al momento de subirse a la báscula se dan cuenta que han ganado algo de peso. En un inicio, debemos entender la forma en que trabaja el cuerpo, conociendo el motivo del aumento de peso que se da en las primeras semanas, y sabrás que nuestra salud vendrá con el tiempo y según tengamos una disciplina.

Pero ¿por qué no estoy perdiendo estos kilitos?

  1. Retención de líquidos: Conforme aumentamos la intensidad de nuestros entrenamientos, nuestro organismo retiene y almacena agua para reparar las fibras musculares y distribuir glucógeno a los músculos activos. Además, al hidratarnos bien después de correr, nos indicará en la báscula un mayor peso, factor que puede ser engañoso al momento de subirnos a pesar.
  2. El músculo pesa más que la grasa: Obviamente no vamos a ganar músculo en dos días, poco a poco nos daremos cuenta de que se está desarrollando músculo y la quema de grasa se incrementa. Para ser más claros, estás reemplazando tejido adiposo de baja intensidad por tejido muscular de alta densidad, lo que te ayudará a correr más rápido y a mejorar tu condición.
  3. Comer demasiado o cosas no nutritivas: El running es uno de los ejercicios que más calorías quema, pero esto no quiere decir que al terminar nuestros entrenamientos podamos comer cualquier cosa y en grandes cantidades, y aún así, perdamos esos kilos deseados. Corriendo se puede quemar una enorme cantidad de calorías, pero se tiene que cuidar la alimentación con alimentos que nos aporten valor nutritivo, así como una cantidad suficiente de carbohidratos y proteínas de origen animal para que los músculos se recuperen correctamente.
  4. Exceso de calorías: En el pasado punto hablé de las calorías que consumimos en nuestra alimentación, pero no son todas las que consumimos. Las bebidas, gomitas y geles energéticos tienen una cantidad de calorías, que obviamente tienen una función, pero el abuso de estos productos nos alejará del objetivo.
    Este tipo de productos se deben consumir cuando tendremos carreras o entrenamientos de distancia larga, o bien, de alta intensidad, ya que el cuerpo necesitará de esta energía que se nos proporciona rápidamente con las bebidas, gomitas o geles. Sin embargo, debemos tomar en cuenta que al consumirlos el total de calorías quemadas será menor del esperado, lo cual no quiere decir que los debemos evitar, sino que lo debemos tomar en cuenta al momento de subirnos a la báscula.
  5. Desear bajar de peso en poco tiempo: ¿Sabías que un kilo equivale a unas 7,000 calorías? Ahora hagamos una conversión de las calorías que consumimos diariamente y las que quemamos, por lo que si deseas perder peso sin exponer tu salud deberás reducir un aproximado de 500 calorías al día (consúltalo con tu nutriólogo, no todos somos iguales) para bajar entre medio y un kilo a la semana.
  6. Disciplina: Como en cualquier aspecto de nuestra vida, no se puede lograr una meta si solo lo intentamos en pocas ocasiones. La disciplina es un factor importante para mejorar en nuestros entrenamientos y, claro está, perder esos kilos. Debemos despertar cada día con el objetivo en mente, trabajar por conseguirlo y no desistir.

Con estos 6 puntos espero te ayuden a entender que corriendo no verás resultados inmediatos, así sea uno de los deportes que más calorías quema. Nuestro entrenamiento también debe ir apoyado de un nutriólogo que nos de una dieta acorde a nuestros deseos, organismo, metas y vida diaria. Olvídate de la báscula y concéntrate en las acciones que llevamos a cabo día a día para que este ejercicio nos ayude a conseguir la meta de perder esos kilitos de más, y conforme pase el tiempo, ir mejorando nuestras marcas. Y tampoco lo olvides, corriendo también mejora nuestro estado de ánimo, fuerza y energía.

1Shares

Facebook Comments