Fitbit te comparte esta rutina de cuidado personal para las mamás ocupadas

Fitbit Versa 3 Lifestyle

¿La vida de mamá te está haciendo perder el cuidado personal? Es posible que desees repensar eso.

Seamos realistas: si no está en su mejor momento, ¿cómo puedes esperar ser la mejor para todos los que te rodean y que dependen de ti todos los días? No puedes. Y es por eso por lo que el tomarse un tiempo para el cuidado personal no es un acto egoísta. En realidad, es bastante desinteresado, porque cuando dedicas tiempo a tu propio bienestar, te permites estar en tu mejor momento. Y esa es una buena noticia para toda tu familia.

Por muy bueno que sea el cuidado personal, la vida de una madre es agitada. Es por eso que comenzar la mañana con esta sencilla rutina que Fitbit te comparte de cinco o diez minutos debería ser el nuevo mejor amigo de toda mamá. Puedes hacer tiempo durante cinco minutos incluso en los días más ocupados, o 10 si tienes un poco más de tiempo en la mañana, y harás maravillas por tu salud física y mental.

La rutina de cuidado personal de Speedy Morning que les encantará a las mamás

Silencia tu teléfono (tiempo: 5 o 10 minutos). Por mucho que desees alcanzar tu teléfono cuando te despiertes por primera vez, intenta resistir el impulso. Silenciar tu teléfono durante unos minutos mientras te das tiempo para adaptarte al día es uno de los mejores regalos que puedes hacerte. Al eliminar la distracción del ring o ding mientras te concentras en el cuidado personal, te permite estar completamente presente en lo que estás haciendo.

Eso no solo te ayuda a mantenerte constante con tu rutina de cuidado personal, sino que también ofrece tus propios beneficios para la salud. “Usar y responder con frecuencia a tu teléfono podría aumentar el estrés y la ansiedad y provocar problemas para dormir, como una menor calidad del sueño”, explica Janine Faber, Médico, Nutricionista Dietista Registrado (RDN), Dietista Licenciada (DL) de Janine Faber Nutrition.

Así que usa esa función “no molestar” y deja de preocuparte por el tu teléfono. Tus mensajes seguirán allí esperándole cuando te encuentres lista.

Practica la respiración profunda (tiempo: un minuto o tres si tienes más tiempo). Una vez que hayas eliminado las distracciones, tómate un minuto para concentrarte en tu respiración. Practica inhalar y exhalar de manera profunda, lenta y controlada. Respira profundamente por la nariz mientras tratas de llevar el aire a tu vientre. Aguanta la respiración durante unos segundos antes de soltarla. Mientras exhalas, exhala profundamente con los labios fruncidos como si estuvieras silbando hasta que hayas liberado todo el aire de tu vientre. También te puedes ayudar con la aplicación de Relax que se encuentra en tu Fitbit, la cual te irá guiando por medio de un círculo en la pantalla y vibraciones para que sepas cuándo inhalar y cuándo exhalar. Incluso puedes agregar el tiempo que de duración desde los 2 minutos a una hora o más si así lo requieres.

Este acto de respiración abdominal juega un papel importante en el manejo del estrés. “La respiración diafragmática profunda ayuda a estimular las vías del cuerpo que conducen a la relajación y el alivio del estrés”, indica Sarah Pflugradt, MS, RD, propietaria de Sarah Pflugradt Nutrition. Aunque tomarte unos momentos para respirar profundamente por la mañana puede ser beneficioso para el estrés y el estado de ánimo, la práctica regular de la respiración profunda puede ayudar cuando surgen situaciones estresantes en cualquier momento del día.

Estírate (tiempo: dos minutos, o cuatro si tienes más tiempo). Una vez que hayas tenido la oportunidad de respirar, ahora es el momento de estirarte. El estiramiento no solo puede ayudarte a sentirte con energía al comenzar el día, sino que el acto de estiramiento puede ofrecer una variedad de beneficios. El estiramiento diario puede mejorar la flexibilidad y la movilidad, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de lesiones al mismo tiempo que mejora la postura.

Además, el estiramiento también puede afectar directamente la salud en general. “El estiramiento diario puede mejorar el flujo sanguíneo, lo que, a largo plazo, puede ayudar a reducir la presión arterial”, explica Pflugradt. El acto de estirar también ayuda a reducir los niveles de hormonas del estrés circulantes como el cortisol en el cuerpo y puede tener un impacto positivo en el sistema inmunológico.

¿Cuáles son los mejores estiramientos para hacer por la mañana? Intenta comenzar con la pose de yoga de “niño simple” y pasa a un “perro boca abajo” para ayudar a abrir los hombros y estirar la espalda. Luego, trabaja en una pose de guerrero 1 para ayudar a abrir las caderas y prepararte para comenzar el día.

Bebe un vaso de agua fría (tiempo: uno a dos minutos). Beber un vaso de agua puede no parecer un cuidado personal, pero este simple acto puede ser de gran ayuda para que te sientas lo mejor posible. “Beber un vaso de agua fría no solo ayuda con la hidratación, sino que el agua fría también es refrescante y rejuvenecedora, lo que también puede mejorar tu estado de ánimo”, explica Faber.

Por lo tanto, tómate un tiempo para beber un vaso de agua fría mientras completas tu rutina de cuidado personal, y es posible que te sientas más alerta y renovada al hacerlo.

Escribe una cosa que te guste de ti misma (tiempo: un minuto). Para el último paso de tu rutina de cuidado personal matutino, dedica un minuto a escribir al menos una cosa que te guste de ti cada día.

Este simple acto puede cambiar tu forma de pensar de los pensamientos autocríticos y, en cambio, a los edificantes. “La forma en que nos vemos impacta nuestro estado de ánimo durante el día y cómo podemos fortalecer y tratar nuestro cuerpo de una manera positiva. Este es un buen modelo para que tus hijos también sean testigos de tu propia autoestima”, finaliza Faber.

Ayúdate a cumplir estas rutinas con tu dispositivo Fitbit que te acompañará en el camino del cuidado personal. Puedes encontrar el ideal para ti en la página www.fitbit.com, o en las páginas oficiales de Amazon, Palacio de Hierro, Martí, Innovasport y Liverpool.